Receta del octubre 28, 2014

Tips para comer al aire libre

ComidaAireLibre

Nada como un rico menú que se comparte con la mejor compañía. Amigos, familia o la pareja, todos perfectos para llevar el plan afuera, a disfrutar del aire libre ya sea en un parque o en la playa. Pero que pasaría si los alimentos y platos que se llevan ya listos resultan arruinados por el calor o el desorden a la hora de almacenarlos? Ser precavidos con este tipo de planes no está de más, ya que calcular los posibles inconvenientes con antelación, evita que ocurran incidentes que dañen no solo nuestra comida sino la experiencia en general. Te contamos algunas cosas que puedes hacer para asegurar tu salida a que sea todo un éxito.

Lo primero es que te consigas uno de esos almacenadores de comida que sirven mucho. En el mercado se consiguen fiambreras y neveras portátiles que almacenan los alimentos muy bien, manteniendo lo frío y lo caliente en sus temperaturas adecuadas. Si puedes escoger de una vez alguna de buen tamaño, que sea grande y cómoda mucho mejor.

Evita a toda costa alimentos con fuertes sabores y olores o que se puedan descomponer rápido. Por ejemplo el huevo, si lo llevas cocinado y envuelto, es mejor que no lo hagas. Si llevas algo cocinado con huevo como una tortilla, es mejor idea si lo pones en un recipiente hermético o envases isotermos para que conserven el calor y lo que se pueda de frescura. La cebolla, el pimentón o el ajo tienen olores muy fuertes, así que si llevas algo preparado con ellos, apártalo y enciérralo my bien.

Trata de no llevar salsas hechas por ti misma o con demasiada elaboración, para ese fin, puedes comprar salsas ya hechas, en cantidad pequeña y cuando vuelvas a casa continúa consumiendo tus preparaciones.

Llevar la sal o pimienta y especias desde tu casa para que cada uno le ponga lo que quiere, es mejor si separas cada tarro en bolsas resellables o con cierre hermético. Cuida de que tengan su tapa y estén bien cerrados. No hagas lo mismo con los aceites o vinagres porque con seguridad se regarán y terminarán por invadir los demás alimentos.

Ya ene le mercado se consiguen vasos herméticos que aseguran los líquidos muy bien y para que puedas llevar uno o dos vasos de jugo ya listo. Algunas fiambreras son isotermas ya y puedes poner allí varios recipientes dentro, por ejemplo para la sopa y otras medianas para carnes, ensaladas calientes o platos enteros. Puedes valerte de las neveras pequeñas para mantener las cosas que son frías, y aparte almacenar las comidas calientes para que no se mezclen temperaturas y terminen incidiendo en el sabor de cada una.

El último consejo, es que no dejes nada en el sitio donde tuviste tu comida. Objetos como servilletas, vasos, empaques o bolsas pueden dañar el medio ambiente, así que asegúrate de botar a la basura lo que puedas, o de otro modo llévalo de nuevo a tu casa.