Receta del marzo 15, 2016

Porque es bueno consumir sandía? Te contamos!

sandia

Una de las frutas más jugosas que existe y además versátil, pues la podemos utilizar en diferentes preparaciones. La conocemos no sólo como sandía, sino también patilla, de aspecto fuerte pues tiene un gran volúmen, verde por fuera y hermoso rosa por dentro. En época de verano es común ver por todo lado jugo de sandía pues contiene mucha agua y frío resulta muy refrescante.

Pero no sólo es excelente para aliviar el fuerte calor, pues la sandía contiene una sustancia llamada L-citrulina que actúa muy bien cuando de hacer ejercicio hablamos. Al practicar algún deporte o ejercitar los músculos, aumentan los niveles de ácido láctico que muchas veces hacen que nos duelan las piernas o los brazos. Bien, pues dicha sustancia elimina esa molesta sensación de dolor y fatiga y nos deja como nuevos y con energía para continuar ejercitándonos. Por eso es recomendable que luego de tu rutina diaria de ejercicios o el deporte que practiques, tomes un vaso de jugo de sandía para renovarte además de hidratarte.

Esta misma sustancia ayuda a eliminar del cuerpo el exceso de amoníaco que hay en el hígado. También es excelente para mejorar el flujo sanguíneo puesto que relaja los vasos y por ello es un buen aliado para tener una vida sexual sana.

La sandía contiene también Licopeno, que es un compuesto que tiene efectos contra algunos tipos de cáncer y problemas cardiovasculares. Ni que decir de sus cualidades anti envejecimiento, pues reactiva los músculos y los mantiene activos, además de evitar problema de ceguera en la vejez por la debilidad de los tejidos.

Así es que consumir sandía es buena contra la deshidratación pues te aporta grandes cantidades de agua, es excelente antioxidante, y contiene además vitaminas del complejo B que le aportan energía al cuerpo. Por su contenido de Licopeno más la vitamina C y el potasio ayudan a reducir el colesterol y mejorar la salud de tu corazón. Si quieres perder peso es perfecta, porque no contiene grasas, es baja en sodio, no tiene colesterol y es baja en calorías.

Atrévete a comer la fruta fresca, a preparar jugos u cualquier otra preparación pues el aporte a tu organismo es alto además de tener un sabor dulce, jugoso y delicioso.