Receta del marzo 20, 2015

Cuida las porciones de tu comida

No sería imposible, pero si muy tedioso y bastante dispendioso ponernos a pesar cada alimento en los platos que vamos a comer. Sin embargo, si existen otras formas de medir como podemos servir nuestras porciones de comida y consumir lo que es más conveniente para cada uno.

Muchas veces está bien escuchar nuestro cuerpo, cuando nos pide cierto alimento en específico. Algunos dicen que son cosas que necesitamos, y de alguna forma nuestro organismo se las arregla para dejárnoslo saber. Pero es mejor tener ciertos parámetros un poco más organizados y fijos para mantener nuestro organismo saludable.

Cada plato debe estar lo más balanceado posible, y lo sabemos. En cuanto a los carbohidratos como las papas, comete algunos gajos, no cuatro papas enteras porque sería un exceso. En sus distintas presentaciones puedes imagnar o hacer un cálculo mental de lo que equivale en puré de papa, alrededor de dos a tres cucharadas, o las francesas en los restaurantes que jamás debe ser un plato entero.

Una porción de ensalada que equivale a una taza aproximadamente, muy variada en cuanto a colores que te dará una idea de los nutrientes que te aportará. No comas demasiados vegetales al tiempo todos diferentes, sino que aprovecha algunos pocos en buena cantidad cada uno.

Las proteínas como las carnes, se relacionan con el tamaño de la palma de tu mano y del grosor de 1 a 2 centímetros. La cocción ya va en tu gusto, pero no excedas su consumo en las tres comidas ni todos los días. El tamaño natural de un pescado pequeño equivale a una porción, pero si es en puré o filetes, que no sobrepasen la mitad del plato o el tamaño proporcional de tu mano.

Cuidado con los platos, algunas vajillas tienen como plato princpial algo que parece más una bandeja. Deja los platos hondos solo para las sopas que jamás deben ir hasta el borde. Cuando quieras picar papitas fritas, y demás comida de este tipo, es preferible que uses un plato de los pequeños, pues si comes directamente del paquete puedes comer de más sin darte cuenta.

El maní o la granola, puedes servirla como 1/4 de taza y será suficiente. Cambia las golosinas por frutas que te mantendrán ocuoado y saciado mientras llega la hora de comer. Saca un tiempo para picar queso en cuadritos y tenerlos en el refrigerador para cuando sientas hambre, pero solo come unos pocos a media mañana.

Los postres también deben ser medidos. Una taza muy pqueña de mousse estará bien, una tajada de pie o torta que ocupe apenas un plato de los pequeños será suficiente y sin repetir. Trata de no comerte toda una chocolatina al tiempo, come la mitad y guarda el resto para el día siguiente, así al menos estarás motivado por lo que te espera después y te cuidarás de comprar más al otro día.

No se trata de privarse de comer lo que más te gusta, si no de hacerlo con inteligencia y mesura. Come de todo peroen porciones adecuadas a ti, tu contextura y peso ideal y llevarás una vida sana y feliz.