Receta del marzo 16, 2016

Conozcamos un poco más sobre los deliciosos fríjoles

frijoles

Cuando hablamos de las bondades de las comidas, siempre pensamos en lo que los nuevos estudios nos demuestran de los alimentos a nuestra disposición,  de sus diferentes elementos, vitaminas, minerales, antioxidantes, pero lo que muchas veces olvidamos es lo que el conjunto ha logrado, y la historia detrás de cada alimento.

La historia del fríjol va tan lejos como es posible imaginarse, pues esta pequeña legumbre ha hecho parte de la vida nutricional de la humanidad desde los mismos inicios de la agricultura. Hay evidencias datadas con prueba de carbono de casi más de  10.000 años y se sabe que su cultivo formal comenzó hace más de 7000 años en las zonas donde actualmente se encuentran Méjico y Guatemala,  hace parte de la tradición culinaria de muchas culturas y sus numerosas variedades se consume alrededor del mundo en más de 150 países.

Source: es.123rf.com

Source: es.123rf.com

El frijol crudo tiene un grado mínimo de toxicidad para el cuerpo, pero cocido representa una excelente fuente de nutrientes, además de ser increíblemente versátil en sus preparaciones. Algunas de sus características nutricionales principales incluyen altos niveles de proteína, fibra y carbohidratos complejos,  complejo B, vitamina E, fósforo, calcio, hierro, magnesio, potasio y zinc.

Esta excelente legumbre es excelente para la salud, y ayuda especialmente a prevenir enfermedades cardíacas y obesidad, debido a que sus altos niveles de fibra reducen el colesterol en la sangre.  También es especialmente favorable como parte de la dieta de aquellas personas que sufren de diabetes, debido a que sus carbohidratos compuestos se absorben más lentamente que los simples (como el azúcar, la miel etc.), lo que disminuye la probabilidad de cambios súbitos en los niveles de azúcar en la sangre.

Adicionalmente a todos estos extraordinarios beneficios, el fríjol es un alimento bastante económico, y de fácil almacenaje, lo que le convirtió históricamente en el alimento por excelencia de organizaciones militares, como la naval, así como de muchos ancestros que debieron su supervivencia durante inviernos crudos, guerras y otras épocas difíciles a este alimento confiable y siempre generoso en beneficios.

Es fácil olvidar ahora, cuando tenemos todo a nuestra disposición, el valor histórico y práctico de alimentos como el fríjol, que representan lo más básico de nuestra historia, es gracias a alimentos confiables como este que la humanidad ha logrado crecer hasta lo que es ahora, pues son una muestra clara de toda la bondad y simpleza de la naturaleza.