Receta del marzo 4, 2015

Canelones de pollo y espinacas

Se nos ocurre que estos deliciosos canelones pueden ser una buena idea para tu próxima cena, ya que no caen tan pesados y puedes controlar las porciones de cada uno. Lo mejor de este tipo de pasta, es que el relleno es cuestión de creatividad y de las herramientas con las que cuentes en tu cocina. A cocinar entonces!

Lo que vas a necesitar:

450 g de espinacas 

8 láminas de lasaña

25 grs de mantequilla

2 pechugas de pollo

1 taza de leche

1/2 taza de harina

1 paquete de queso parmesano (200grs)

1/4 de taza de crema de leche

1 ajo

Sal y pimienta

En una olla grande pon a hervir abundante agua para cocinar las láminas de lasaña, con un poco de sal y pimienta o la forma regular que tienes de cocinar la pasta. Una buena idea es cocinar el pollo en esta misma agua y de paso el sabor quedará en la pasta. Cuando estén listas, retira, pasa por agua fría y escurre.

Aparte lava muy bien las espinacas y córtalas en tiras. Ahora entra a hacer una salsa de queso.

En un sartén, pon la mantequilla junto con el ajo machacado y deja que se cocine bien, incorpora la leche, y poco a poco el harina. Revuelve constantemente y agrega la crema de leche. Añade condimentos como comino, sal, pimienta y el que más te guste. La idea es que vayas obteniendo una salsa espesa. Agrega abundante queso parmesano y si quieres poner un poco de otro, quedará mucho más rico.

Retira las pechugas de pollo cuando estén tiernas y córtalas en cuadritos pequeños. Mezcla las espinacas con el pollo. Ya tienes todo para armar los canelones.

En una bandeja para horno cubierta con aluminio o papel para horno, vas a poner los canelones. En cada lamina rellena con dos cucharadas de tu mezcla y enrolla. Luego organiza una al lado de la otra. Vierte por encima la salsa y sobre ella más queso parmesano. Hornea por 25 minutos, o cuando veas que se ha dorado por encima.

Sirve caliente!