Receta del noviembre 25, 2014

Albondigas vegetarianas y salsa de menta

La creatividad en la cocina es una de las grandes virtudes que todo chef debe tener. Pero también quienes gustamos de cocinar, necesitamos arriesgar un poco mas, improvisar, probar e intentar recetas con diversas mezclas para encontrarnos gratas sorpresas culinarias. Gracias a que la gente se ha atrevido a crear, es que los vegetarianos ahora tienen muchísimas opciones a la hora de escoger que comer, ya que hace unos años pasaban muchos trabajos. La receta de hoy trae unas deliciosas albóndigas vegetarianas que no solo sirven para quienes tienen esta especial dieta, sino para cualquier persona. Anímate a probarlas!

Lo que vas a necesitar:

  • 1 taza de lentejas (o si prefieres garbanzo, está perfecto)
  • 4 cebollines
  • 1 cucharadita de comino
  • ½ taza de pan rallado (o harina de avena)
  • 1 taza de queso rallado
  • 1 zanahoria
  • Sal
  • 2 tazas de aceite para freír

Para la salsa de menta

  • 200 g de yogurt natural
  • 1/4 de cebolla picada
  • 1/4 taza de hojas de menta
  • Sal

Primero vas a preparar las albóndigas, así que necesitas cocinar las lentejas, poniéndolas en agua que las cubra y a fuego alto hasta que hierva, luego reduces el fuego hasta que ablanden. Retíralas. Luego vas a tomar el procesador y pones la mitad de las lentejas junto con los cebollines picados. Haz allí una mezcla que integre bien los dos ingredientes. Aparte en un bowl vierte la mezcla, el resto de las lentejas, la zanahoria y el queso rallados, el pan rallado,  y el comino. Revuelve muy bien. Aquí necesitas verificar la consistencia de la mezcla y si está muy líquida agregar un poco más de pan rallado, corrige también condimentos y fíjate si necesita un poco más de sal.

Es tiempo de hacer las bolitas, así que no las hagas muy grandes para evitar que queden poco cocidas al interior, y cuando las tengas todas, pasa cada una por el harina, y luego llévalas a freír al aceite caliente que pondrás en un sartén. Gira cada albóndiga para que se dore bien por todos lados y luego retíralas a un papel absorbente.

Por último, vas a preparar la salsa de menta, y necesitas simplemente llevar a procesar todos los ingredientes y al final, servirla sobre las albóndigas.